El debate de los teléfonos celulares en la escuela

November 9, 2012 • Michael Williams, Web Editor  
Filed under En Español

La política de Bartlett High School sobre los teléfonos celulares es que no deben ser vistos o escuchados durante el horario escolar. A pesar de esta política, los teléfonos celulares son un fenómeno común en toda la escuela. Los estudiantes de BHS tienen un claro deseo de hacer un buen uso de ellos.

Según Zach Ramos, estudiante de BHS, “un primer uso es que posibilita buscar palabras”. Ryan McNett, estudiante “junior”, piensa que su teléfono funciona como reproductor de música y que tenerlo sería beneficioso para él porque la música lo relaja. Todos los estudiantes necesitan una calculadora gráfica para sus clases de matemáticas. Dichas calculadoras cuestan aproximadamente 100 dólares. En comparación con esas calculadoras, las aplicaciones para los teléfonos inteligentes que realizan las mismas funciones tienen un coste de 0 a 3 dólares.

Nuestros teléfonos son capaces de realizar muchas funciones. Es fácil olvidar que su función principal es hacer llamadas. El estudiante de tercer año Leo Thull nos comunica otra idea. Él propone que si las reglas le permitieran tener el teléfono encendido “sería más fácil reportar una emergencia”. Los argumentos a favor del uso de celulares en la escuela son muy claros. Sin embargo, la política de la escuela con respecto a los teléfonos celulares no ha cambiado las horas de instrucción en BHS. Los celulares tienen un claro potencial y benefician a los estudiantes, pero también hay una buena razón para la política actual.

Ann Kallenbach, decana de estudiantes, ha comentado que los problemas más importantes que esperan minimizar son las interrupciones en clase y la deshonestidad académica.

En particular, la deshonestidad académica se ha convertido en un problema frecuente. Los estudiantes, por ejemplo, pueden usar sus teléfonos celulares para compartir respuestas de exámenes. Kallenbach explica cómo un estudiante marcó un “f-you” en un formulario de examen, tomó una foto, y la subió a Facebook.

Otra razón importante por la cual no se deben usar los teléfonos durante la escuela es por el alto riesgo de robo. ¨Los iPods y teléfonos son los objetos más robados todos los años”, dijo Kallenbach. “El robo es un crimen de oportunidad. Cuando los estudiantes usan el teléfono durante el día, crean más oportunidades de robo. “Esto es un gran problema”. Kallenbach está de acuerdo con los estudiantes en que los celulares tienen un beneficio potencial en el ambiente académico.  Ella se refirió específicamente al precio de las calculadoras, y también está de acuerdo con la posibilidad de buscar palabras e investigar.

“En algún momento tenemos que darle solución a este problema. Pienso que existen ventajas y que los estudiantes tienen el derecho de recibirlas, sólo es preciso buscar una solución a los problemas que causan”, dijo Kallenbach. Se puede crear una póliza que cuente con los beneficios de los celulares y a la vez controle los problemas, pero tomará tiempo.

Mientras Kallenbach enfatiza que sus comentarios relacionados con los beneficios de teléfonos celulares le pertenecena ella, y no vienen de toda la oficina de los decanos. Está claro que el argumento a favor de los celulares está siendo escuchado pero, por el momento, la política de uso de celulares en BHS sigue siendo la mejor opción, una opción que los estudiantes deberían seguir.

Comments

Feel free to leave a comment...
and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!